El email marketing es una de las acciones del marketing directo más eficaces para alcanzar tres objetivos: notoriedad, posicionamiento y crecimiento de una marca.

¿Sabias qué?

Esta estrategia de envío masivo de correos electrónicos a una base de datos es considerada la tercera fuente más influyente para las audiencias B2B y, también, muy utilizado en el marketing B2C. De hecho, se considera que la conversión de una campaña de email es más efectiva porque es más alta que en las redes sociales.

Según un informe de McKinsey, es 40 veces más efectivo que emplear Twitter o Facebook. Y que afecta las decisiones de compra del 59% de los consumidores, según un estudio de SaleCycle.

Es decir, es un canal masivo de fácil acceso. Sin embargo, el desafío está en lograr que la persona abra el mail. La tasa de apertura es el número de correos electrónicos que los usuarios abren al compararlo con el total de mensajes enviados. Es probable que un buen número de los contactos no haya abierto los emails que se les ha enviado.

Un estudio realizado por Campaign Monitor destaca que la tasa de apertura en email marketing aumentó durante el confinamiento por la covid-19. Según el reporte, tan solo en el mes de abril de 2020 se registró una apertura del 21,2%, un 3,6% más que el mismo mes del año anterior.

Según Hubspot, no hay porcentajes absolutos que determinen qué tasas de apertura son las idóneas. Si bien se puede afirmar que entre el 20% y el 30% es un buen número en email marketing, aumentar la tasa de apertura es uno de los grandes retos a los que se enfrentan quienes realizan una campaña.

En este artículo te daremos tips para incrementarla.

¿Cómo se puede mejorar la tasa de apertura?

  1. Optimizar la lista de suscriptores: Hay que asegurarse de que los contactos que están en la lista de suscriptores se dieron de alta voluntariamente porque sino no les va a interesar abrir el contenido que reciben. Se puede utilizar un sistema de opt-in para hacerlo. Este consiste en que, una vez la persona se ha suscrito, se le manda un email con un enlace. Si esta persona realmente quiere suscribirse hará click en el enlace del email. Tan pronto como haya pinchado en el enlace, se activará su suscripción.
  2. Mantener la lista de contactos actualizada: limpiar la base de datos
  3. Tener listas segmentadas: seleccionar el contenido que se le muestra a una audiencia según sus intereses para lograr que avancen en el embudo de conversión
  4. Planificar el envío según el perfil de la audiencia seleccionada: tener en cuenta detalles, como el día/horario, según el perfil de la audiencia para lograr una mejor tasa de apertura según sus características.
  5. Cuidar la primera impresión: Aprovechar los elementos que ven cuando se recibe el mail. El nombre, el asunto y la vista previa serán un factor de atracción, es lo que vende, por lo tanto, personalizar el contenido es clave para obtener porcentajes positivos de apertura. Planificar cómo se puede hacer interesante y atractivo.
  6. Aportar valor: Cuando un usuario se suscribe a una lista de correo espera obtener una recompensa que le resulte valiosa. Cuanto más valor se aporte se generará más confianza y habrá más posibilidades de que quieran tomar una acción. Darles un motivo para que se haga click y también configurar un CTA efectivo
  7. Hacer pruebas A/B: Estas pruebas ayudarán a medir el interés de diferentes versiones de un mismo correo electrónico. Se puede experimentar y medir los resultados para armar contenido de valor, que llame la atención y mejorar la tasa de apertura.

El email marketing continúa siendo uno de los mejores canales de comunicación de las empresas, pero es necesario contar con una estrategia de contenido clara, concisa y que aporte valor para poder sacarle el mayor provecho y obtener un buen porcentaje en la tasa de apertura de los mails.